ENTREVISTA CON UNA DE LAS MEJORES ÁRBITRAS DE ARGENTINA

Salomé Di Iorio: "En los próximos años me imagino dentro del VAR"

7 de septiembre de 2020 - 20:03 hs  |  Por Luty Gargini

Es una de las pioneras en la profesión: cuando comenzó su carrera, en 1997, eran solo cuatro en Argentina. Hoy, en el Consejo Federal, ya son más de 30. Si bien siguen siendo pocas, el avance del fútbol femenino impulsó el rol de las mujeres en todos las aristas del deporte y el arbitraje no es la excepción. 
Foto: Nicolás Stulberg

Foto: Nicolás Stulberg

Con la lucha por la profesionalización del fútbol femenino en los últimos años, el rol de la mujer cobró visibilidad en todos los espacios posibles dentro del deporte. En ese marco, futbolistas, entrenadoras, dirigentas y árbitras avanzan en formación, protagonismo y organización colectiva, para lograr que el crecimiento sea transversal y estructural. 

El fútbol es uno solo. Su reglamento también. Sin embargo, la brecha entre hombres y mujeres da la sensación de que en esta disciplina existieran dos mundos paralelos e incompatibles. En el arbitraje, la desigualdad es equiparable a la que padecen las futbolistas: ante el mismo compromiso profesional y conocimiento del deporte, con entrenamientos igual de exigentes y formación acorde, las remuneraciones y el acceso a las competencias más importantes son diferentes según el género. En el ámbito internacional, por ejemplo, el básico y los honorarios femeninos son significativamente menores a los masculinos.





Si bien los primeros vínculos de Salomé Di Iorio con el fútbol fueron como jugadora - era 5 - con el tiempo encontró su gran pasión impartiendo justicia con el silbato. Según cuenta, se acercó a esa profesión por rebeldía, con la impronta propia de la edad: tenía 16 años y sabía muy bien que los errores de las mujeres se magnificaban más que los de los hombres. Ante esa realidad, quería tener todas las herramientas posibles a la hora de debatir sobre el deporte más popular de Argentina. Su búsqueda de empoderamiento se convirtió en su medio de vida.

Hace pocos años, en 2016, fue madre. Paralelamente, sufrió una lesión en la rodilla. Aquel panorama  la alejó un tiempo de las canchas y pudo hacerla abandonar la profesión. Sin embargo, volvió. Y por un motivo irrefutable: “Soy feliz adentro de un campo de juego”.

¿Cómo decidiste convertirte en árbitra? ¿Qué es lo que te inspiró o motivó?

Siempre me gustó mucho el fútbol y mi opinión era descalificada simplemente por ser mujer, entonces decidí hacer el curso de árbitra para conocer el reglamento y opinar con fundamento. Nunca pensé en dirigir dentro de un campo de juego.

¿Cómo fue tu recorrido en el arbitraje? ¿Qué competencias has llegado a dirigir? 

El recorrido es largo porque, afortunadamente, en más de veinte años como árbitra y más de dieciséis como internacional he participado en muchos torneos. Dirigí a nivel nacional como asistente todo el ascenso hasta Primera B - un logro enorme en ese momento, ya que solo una mujer había dirigido esa categoría - atravesando también infantiles, femenino, juveniles en todas las categorías y divisiones. Luego, como árbitra en el ascenso; y como árbitra y cuarta árbitra de Reservas de Primera A, donde únicamente somos dos mujeres dirigiendo. En esta categoría estoy hace más de 14 años. A nivel internacional estuve en Juegos Olímpicos, mundiales juveniles y de mayores, Copa Algarve, Sudamericanos Sub17, Sub20 y Mayores, Copa América y Libertadores.

¿Hay alguna que recuerdes o valores más que otra? ¿Por qué?

Sin dudas el gran sueño cumplido fue participar de los Juegos Olímpicos, estuve en Londres 2012. Es una competencia a la que, considero, aspira ir cualquier deportista. ¡Fue una emoción increíble!

 
Entre otros eventos, Salomé Di Iorio dirigió en la Copa Mundial Femenina Sub20 Canadá 2014


¿Cómo es la realidad de las árbitras en Argentina? ¿Qué cosas han cambiado en los últimos años al respecto?

Las árbitras hemos ido abriendo puertas y aprovechando oportunidades en espacios impensados y casi negados años atrás. Estamos mucho mejor que antes, pero falta aún. Algunas estamos participando incluso en las capacitaciones VAR para CONMEBOL y para nuestro país. Es un desafío hermoso y grande. Con la semiprofesionalizacion del fútbol femenino las condiciones mejoraron mucho en todo aspecto. Todo marcha muy bien y con ilusiones a mejorar aún más. Estamos entusiasmadas y contentas con esta realidad.

¿Cuál es la mayor dificultad a la hora de elegir el arbitraje como carrera siendo mujer?

Por suerte yo tengo otra profesión, soy abogada y doy clases de reglamento en la escuela de Directores Técnicos hace más de 10 años, con lo cual no me dedico únicamente al arbitraje, más allá de que tiene siempre prioridad en mi vida laboral y profesional. Como todo, tiene sus aspectos positivos y sus aspectos negativos, dentro de los cuales la mayor dificultad es demostrar capacidad para lo que hacés y que se considere ello por encima del género. Siempre nuestras decisiones son miradas con mayor atención y críticas que las de un hombre. Y debemos lidiar con la subestimación.

¿Cómo te definirías como árbitra? ¿Qué características tuyas resaltarías?

Soy una árbitra respetuosa, amigable pero seria, y con mucha personalidad. Soy perseverante, autoexigente, extremadamente responsable y siempre doy mi 100 por ciento. Me encanta entrenar y soy una apasionada del arbitraje. Amo lo que hago y creo que eso, en un punto, es el secreto de los objetivos alcanzados.

¿Tenés referentes en el arbitraje y en la profesión?

Si, por supuesto, intento sacar lo mejor de cada uno y plasmarlo en la cancha. No me pidas nombrar, porque no me gusta...


La semana pasada, Salomé participó de las capacitaciones de VAR realizadas por AFA
 
¿Cuán importante pensás que es para la profesionalización de un deporte que sus árbitras y árbitros estén capacitadas y capacitados al máximo nivel?

Capacitarse es súper importante para el crecimiento de la disciplina, tanto a nivel nacional como internacional. Sin dudas. A mí me encanta hacerlo. Disfruto de cada capacitación a la que me convocan. Siempre hay que estar actualizada, eso no se negocia.

Para vos, ¿qué es lo más valorable o importante de la aparición de una herramienta como el VAR?

Creo que con el VAR se minimizan los errores arbitrales en jugadas determinantes, ayudando a que efectivamente se haga justicia en un partido. Los árbitros somos seres humanos, expuestos siempre al error, y el VAR es una herramienta importantísima para reducir ese margen de equivocación, que siempre puede existir.

¿Cómo te ves en los próximos años a nivel profesional? 

Ojalá dentro del VAR, es una experiencia muy linda. Se vive con una adrenalina increíble, más allá de que tenemos que actuar con calma, certeza y serenidad.

Buscar

V
BUSCAR