#VOLEYenEPORTV: LOMAS VS UAI URQUIZA, LA DEFINICIÓN

Los Massimino: entre la unión de los hermanos y la rivalidad de otra gran final

2 de agosto de 2017 - 23:16 hs  |  Por Daniel Contreras

La serie definitiva de la División de Honor masculina de vóley que disputará su partido final este miércoles, tendrá como condimento extra un nuevo enfrentamiento de los hermanos (ambos líberos) de Chivilcoy. En la previa cuentan sus sensaciones en una distendida charla con DEPORTV. 
Por Daniel Contreras
En Twitter: @danicontreras87


La frase hecha, esa que sale con el casette, reza que "las finales son partidos aparte", distintos a cualquier otro encuentro. Que, más allá de cómo llegue uno u otro, el mano a mano emparda las cosas. Pues toda esa atmosfera particular de una definición se ve multiplicada a la enésima potencia si de un lado y del otro de la red se encuentran dos hermanos. Franco y Luciano Massimino serán protagonistas, nuevamente, de una gran definición del vóley masculino nacional. 

Camiseta de Lomas de un lado, casaca de UAI Urquiza del otro, ambos líberos querrán sumar a sus carreras una nueva estrella que regalará la prestigiosa Liga de Honor metropolitana, que decantará, inevitablemente, en la alegría de uno y en la tristeza del otro. “Son sentimientos encontrados”, repite una y otra vez Pachi (29), el mayor de los hermanos tricampeón con Lomas. “Estas semanas nos cruzamos solo en la cancha, una vez que termine todo tendremos tiempo de juntarnos a comer y charlar tranquilos”, dice Lucho (26), el menor de los oriundos de Chivilcoy, quien supo vestir los colores de Boca y de River nada menos. 

Ambos atienden la llamada de DEPORTV web y se entusiasman desde el inicio. Por lo que significa la final de la División de Honor masculina, porque para Lomas puede ser su tetracampeonato, porque para UAI puede ser el primero y porque la gran definición podrá seguirse en cualquier punto del planeta a través de todas las plataformas del canal público de deportes. Y porque, como ya pasó en 2014, Franco y Luciano se verán las caras en una final (allí fue campeón el elenco de zona sur).

“Es mi quinto año en Lomas, jugando en Liga Nacional o en el Metro, pero siempre es especial estar en una definición”, asume Franco. “La realidad es que por lo que venimos haciendo se nos ubica siempre como candidatos. Eso suele ser una linda presión en la previa, ya que todos quieren ganarte un poco más que de costumbre, bajarte”, agrega la figura del conjunto de zona sur y completa: “muchos nos daban por muertos en cuartos de final, pero… Acá estamos, je. A pesar de haber tenido muchos lesionados y algunos cambios en el plantel llegamos otra vez hasta el final”.



En tanto, el menor de los nacidos en Chivilcoy se ilusiona con empatar la "serie" con su hermano. "Desde que comenzó esta temporada sabía que se había formado un equipo muy competitivo, lo veía en el día a día", comienza diciendo el ex Boca (Metropolitano y Nacional) y River (Nacional), entre otros. Luciano también cuenta que no siempre el destino los ubicó como rivales. "Tuvimos la chance de jugar juntos en Ciudad, cuando yo era más chico. Él era el líbero titular, yo entraba de a ratos como último punta o para sacar nomás", dice entre risas. Y completa: "Lo más raro es que además de ser hermanos y rivales, los dos jugamos al mismo deporte y en la misma posición". 

El tercer (y definitorio) encuentro de la gran final podrá verse en vivo por pantalla, pero, más allá de la transmisión multiplataforma de DEPORTV, los otros Massimino dirán presentes en el Groki Grana de Morón. Mamá Adriana, papá Guillermo y la hincha número "1" de ambos, su hermana Agustina, difrutarán en las tribunas con sentimientos compartidos. Claro está que quienes harán inclinar la balanza para un lado u otro serán Ana Clara y Felipe, esposa e hijo de Franco y Elisa, novia de Luciano. "La familia siempre está y eso es lo importante", expresan. 

Más allá de lo que suceda aquí, los Massimino sí tendrán la posibilidad de tirar para el mismo lado en el equipo de sus pagos. "No tiene un nombre bien definido, vos ponele 'Chivilcoy Vóley', dice con gracia Pachi. "Es un plantel muy variado, hay jugadores de cuarenta y pico y otros de veinte, está bueno eso. Se entrena una o dos veces por semana y jugamos con equipos de otras ciudades". ¿Y quién es el líbero? "Ahí somos caraduras, jugamos en otros puestos para ser los dos titulares", afirman entre risas.
 
Antes de culminar la charla, los hermanos muestran su alegría por la masividad que día a día el vóley va ganando en el terreno del deporte argentino. "Cuando yo era más chico esto no pasaba, es increíble. Hoy hay chicos de 18 o 19 años que juegan con nosotros y tienen la posibilidad de mostrase en la televisión con lo que eso significa. Creo, además, que en estos últimos años se le volvió a dar al Metropolitano la importancia que se merece", dice el de Lomas. Y para cerrar, el de la UAI completa: "Va a ser una final durísima y está buenísimo que se pueda ver en todo el mundo. Es una alegría extra para todos más allá del resultado".  

Buscar

V
BUSCAR