El reposo del guerrero: Guillermo Marro y su último nado paralímpico

4 de January de 2017 - 14:06 hs

El nadador argentino, ganador de tres medallas paralímpicas en tres Juegos diferentes, se despidió de la competencia en el Estadio Acuático de Río de Janeiro obteniendo diploma y con un dejo de emoción en su sonrisa del adiós.

Guillermo Marro ingresó al Estadio Acuático Olímpico para disputar la final de los 100 metros espalda, categoría S7, de los Juegos Paralímpicos de Río con una gran sonrisa. La misma sonrisa que mantuvo durante toda la competencia.

Pero, ¿por qué sonríe Marro? Si llegó a Río por la baja de Rusia.  Si se metió en la final en la última posición. Si, además, partirá en el andarivel número ocho, el menos favorecido de todos, y sus chances de medalla son pocas.

Nada importa, Marro rie. Son 100 metros, que más tarde serán 1:17.62 minutos, su último nado Paralímpico. Catorce años atrás quedó su primer experiencia en Sídney 2000, donde fue bronce.  Millones de brazadas pasaron de la plata de Atenas, en 2004 y de aquel gran esfuerzo para subirse en tercer lugar al podio de Beijin 2008. El recuerdo de encabezar la delegación con la bandera argentina en Londres 2012.



Si esto fuera poco, se puede sumar las tres medallas mundialistas -plateada en Durban 2006; plateada en Manchester 2010; bronce en Mar del Plata 2002-  y las 15 medallas en cinco Juegos Parapanamericanos, que se destacan por sobre otros tantos logros.

Fuera de lo estrictamente deportivo también hay para contar, Guillermo Marro fue el único argentino en cruzar el Canal de la Mancha en el año 2014 como relevista paralímpico.

El dato duro dirá que 8 de septiembre de 2016  el ucraniano Ievgenii Bogodaiko ganó  la final de los 100 metros espalda, categoría S7, de los Juegos Paralímpicos de Río, que Jonathan Fox, de Gran Bretaña se quedó con la medalla plateada, y que el local Italo Pereira fue quién se subió al tercer lugar del podio.

Sin embargo, la fecha quedará grabada para siempre en la historia del deporte argentino por otro motivo. Los libros dirán que Guillermo Marro disputó su último juego paralímpico. Él sonríe, porque eso, sí que vale oro.

Por Fabricio Espíndola, enviado especial a Río de Janeiro
En Twitter: @fabri_espindola

Buscar

V
BUSCAR