SE REALIZAN DESDE 1999

Conocé la historia de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos para veteranos de Malvinas

30 de marzo de 2020 - 16:00 hs  |  Por Luty Gargini

Surgieron como una iniciativa para el reencuentro y se constituyeron como una herramienta sanadora y de contención. Argentina es el único país en el mundo en llevar a cabo un evento semejante, por lo que en 2017 recibieron la mención especial del Comité Olímpico de París. "Gracias a las Olimpíadas logramos bajar la cantidad de suicidios entre los ex combatientes", nos contó Darío Gleriano, presidente de la organización.
Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Foto: Comité Olímpico

Se cumplen 38 años de la guerra de Malvinas, el último gran conflicto bélico con tinte colonial del siglo XX y, a pesar del tiempo, la memoria sigue activa. Y las heridas, abiertas. Al día de hoy, todavía resultan inabarcables las consecuencias reales que aquella experiencia dejó sobre el cuerpo y la mente de esos jóvenes que fueron enviados a librar una batalla que no podían ganar.

El recuerdo de la guerra en el Atlántico Sur sigue vívido en todos aquellos que se expusieron para defender la soberanía nacional, con escasa formación y menos armamento, pero con un profundo sentimiento de pertenencia por su Patria. Desde ese recuerdo y ese orgullo lograron continuar organizados a lo largo de los años, para acompañarse y resignificar sus vidas a pesar de las pérdidas.

Una de esas salidas colectivas a las secuelas que dejó la guerra apareció con los Juegos Olímpicos para Veteranos de Guerra de Malvinas, que comenzaron a disputarse en 1999, con una mirada netamente federal y con el fin de ser un espacio para el esparcimiento y el encuentro.

"Todo nació espontáneamente y medio a los ponchazos. Nos juntamos el fin de semana largo del 12 de octubre de ese año en Río Cuarto. Para organizarlo enviamos telegramas a distintas entidades de Veteranos de todo el país. En total fueron 485 participantes para once disciplinas, de las cuales se disputaron solo ocho por cuestiones climáticas", le cuenta a DEPORTV Darío Gleriano, presidente del Comité Olímpico.



Los Juegos se llevan a cabo con frecuencia anual (desde su creación, sólo no hubo competencia en 2005 y 2006) en sedes que van rotando a lo largo y ancho del país y movilizan cerca de 1500 competidores cada año. La 18° y última edición hasta la fecha se llevó a cabo en octubre del año pasado en Bahía Blanca y contó con la participación de mil atletas.

Desde sus inicios, el espíritu de este espacio se basa en el reencuentro fraternal con compañeros que llegan desde todas las provincias, no sólo para competir sino para brindarse mutuamente contención emocional: "La unión de unos pocos que soltaron la idea que gustó, creció y hoy ya es toda una realidad, sirvió para algo más que para participar. Hemos encontrado la manera casi perfecta de reinsertarnos y ayudar a bajar las secuelas que dejo la guerra en nosotros. Seguimos convencidos de que compartiendo vivencias y alegrías además de demostrar individualidad y grupalmente las habilidades deportivas, se construyeron lazos de amistad. En definitiva, nos acercamos más", explican los organizadores en su web oficial.

Luego de la tercera edición, realizada en 2003, nació también la Asociación Nacional de Deportes para Veteranos de Guerra en Malvinas, un espacio encargado de fiscalizar las sedes y las disciplinas que se llevan a cabo en cada evento, e integrada por un representante de cada lugar elegido como sede. En la actualidad, diez personas componen el Comité Olímpico, mientras que otras once funcionan como colaboradoras. Para el correcto funcionamiento institucional de la organización, el Comité Ejecutivo tiene la obligación de reunirse seis veces por año, el de colaboradores lo hace en cuatro oportunidades y luego realizan tres encuentros anuales con todos los delegados del país: el primero en la región del centro, el segundo en el norte y el tercero en el sur.



Con el paso de los años, la lista de deportes que integran la grilla llegó hasta 29 e incluyen desde básquet, vóley, fútbol 5 y 11, tenis, padel, natación, ciclismo de ruta y montaña, tiro, arquería, canotaje y atletismo, hasta bowling, ajedrez, tejo, bochas, fútbol tenis y fútbol vóley, dardos, damas y truco. Este año, además, tienen planeado agregar el básquet 3x3, una disciplina que se convirtió en olímpica hace pocos años. Es importante destacar también que entre los participantes históricos hay algunos que ya son de elite y han llegado a ganar la carrera conocida como Ironman o a disputar el Tour de France.

Hace tres años, los Juegos Olímpicos para veteranos de Malvinas recibieron una mención especial del Comité Olímpico de París por ser un evento único en el mundo, en la que no sólo se disputan competencias deportivas sino que también se llevan a cabo otro tipo de actividades, como los concursos de poesía. Además, la organización está autorizada por el COI para utilizar el símbolo oficial de los cinco anillos, aunque solo con dos colores.

“Es la única cosa que esperamos los Veteranos durante todo el año. Gracias a las Olimpíadas, se redujo el número de suicidios que teníamos entre los ex combatientes, ya que a través del deporte se bajan los niveles de stress por las secuelas que dejó la Guerra y se generan objetivos a mediano y largo plazo”, destaca Gleriano.

¿Quiénes pueden participar? Todos aquellos que estén legalmente constituidos como Veteranos de Guerra de Malvinas, según los define la Ley Nacional y siempre que no estén acusados de delitos de lesa humanidad. Cada participante, además, debe representar a una entidad de ex combatientes que cuente con personería jurídica comprobable y aportar una suma de $1000 para costear el seguro médico, las ambulancias reglamentarias (para lo cual reciben también una gran colaboración del PAMI) y el traslado de los integrantes del Comité.




Para el Comité Olímpico de Veteranos de Malvinas, no todo pasa solo por competencias deportivas y actividades recreativas. En todas sus ediciones, los organizadores y los delegados de todo el país realizan acciones solidarias en comedores infantiles, escuelas rurales y entidades intermedias: “Sabemos de la solidaridad que los argentinos tuvieron con nosotros en el 82. Ahora somos nosotros los que queremos devolverle algo al pueblo”, explican. El objetivo es que cada delegación aporte su granito de arena en todas las ediciones, llevando – como mínimo – una donación por cada uno de sus representantes, que pueden ir desde ladrillos y materiales de construcción hasta alimentos (en lo posible aceite, azúcar, leche y yerba) y ropa.

Este año los Juegos están planeados para dos fechas, sujetas a lo que suceda en el país luego de la cuarentena por el COVID-19. Se realizarían en San Juan del 7 al 17 de octubre o del 4 al 14 de noviembre. “Seguiremos recorriendo el país y nuestras ciudades, porque vemos en cada uno de nosotros la alegría de continuar para que perduren en el tiempo. Qué importa la edad si lo más sagrado de estos Juegos es el reencuentro de todos nosotros”, cuentan orgullosos.

Buscar

V
BUSCAR